Archive for Setembre de 2011

La política cultural del PSOE i un Museu que es diu Reina

Setembre 28, 2011

Aquesta va ser la meva última intervenció en el Ple del Senat (el 14 de setembre) com a portaveu de Cultura, a més de parlar-hi del Museu d’Art Contemporani de l’Estat, anomenat Reina Sofia, vaig aprofitar per fer una valoració global de la política cultural del PSOE, un autèntic indicador del seu profund centralisme i espanyolisme (contrari a la diversitat):

El señor BOFILL ABELLÓ: (El señor senador inicia su intervención en catalán, que se reproduce según el texto que facilita a la Redacción del Diario de Sesiones)

«Gràcies, president.

Podria tenir gràcia la paradoxa que el museu més republicà de l’Estat es digui «reina» si no fos que és fruit d’una imposició, com ha estat una imposició la monarquia, sense que els ciutadans s’hagin pogut expressar específicament sobre aquesta qüestió. Vagi per davant, doncs, que aquesta segurament seria la nostra primera esmena en aquest Centre d’Art Contemporani.

Continúo en castellano por otra imposición poco democrática. Decía que la paradoja de que el museo más republicano del Estado se llame reina hasta podía tener gracia si no fuera fruto de una imposición como lo ha sido la monarquía, sin que los ciudadanos hayan podido expresar en las urnas si preferían una república y la mayor democracia, transparencia y ahorro que conllevaría.

Esta ley no tiene muchas enmiendas porque, una vez aceptada la mayor, que es la existencia, hasta contradictoria en su formulación, de un hipermuseo de arte contemporáneo con un nombre de reina, con fondos públicos, incluso con fondos de arte del Estado captados en algunos casos a través de la dación en pago de impuestos, radicado en el centro, en Madrid, capital del reino, en paralelo al Museo del Prado, esta ley era necesaria. Es una ley necesaria porque le da una autonomía similar a la del Museo del Prado y permite modernizar mínimamente sus estructuras y sus políticas al no depender tan directamente de la estructura ministerial.

Durante estos años hemos dado todo nuestro apoyo a la gestión de su actual director, Manuel Borja-Villel, con objeto de conseguir esta nueva norma para el museo, y también porque nos parece encomiable y hasta titánica, por su inmensa dificultad, su labor para transformarlo en dinamizador de la creación, es decir, de las críticas a las convenciones de todo tipo, y para establecer relaciones no centralistas, potenciadoras de la diversidad, no jerárquicas sino rizomáticas, con centros de arte, saltando fronteras, potenciando la creación y lo diverso para compartirlo y vivir mejor.

Dicho esto, tampoco vivimos en un espejismo y no es sorprendente que las enmiendas que quedan vivas sean justamente de los senadores catalanes y vascos y que algunas de ellas se refieran a los dineros, a los privilegios económicos que tiene este museo en relación con otros museos públicos de arte contemporáneo de gran interés que reciben menos ayudas del Estado y que colaboran, pero también compiten, tanto en la adquisición de obras en el mercado del arte y en la captación de sponsors y mecenazgos como en la organización de eventos y en la captación de público.

Por ello, señorías, presentamos las enmiendas números 12 y 13, que pretenden que el MACBA, el MNAC y todos los museos que acordaran el Ministerio de Cultura y las comunidades autónomas, como el Reina Sofía, se pudieran beneficiar de los incentivos fiscales al mecenazgo en los términos previstos en la ley, es decir, un 5% adicional de deducción fiscal.

Estas enmiendas han sido rechazadas por el Gobierno en otro acto de este Gobierno que no quiere corregir el centralismo del Estado, con lo cual se mantienen el trato desigual y la competencia desleal entre museos del Estado central y museos autonómicos sin consideración a su interés general.

Evidentemente, porque van en la misma línea de igualdad de trato entre museos de interés general, independientemente de si son de titularidad del Estado o no, vamos a apoyar la enmienda número 1, del Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas, y la enmienda número 15, de Convergència i Unió, que, como nuestra enmienda número 11, pretenden evitar esa competencia desleal entre museos y posibilitar que los fondos, archivos u obras pertenecientes a personas físicas continúen en la comunidad autónoma donde se han generado y que el Reina Sofía suscriba convenios de colaboración con las comunidades autónomas que cuenten con centros de arte contemporáneos similares por su ámbito y sus objetivos.

Suscribimos estas enmiendas como si fueran nuestras y son complementarias de todas las que presentamos, todas ellas dirigidas a introducir criterios de mayor participación democrática, mayor transparencia y mayor colaboración con las comunidades autónomas para que en su gestión por ley se deba tener en cuenta la pluralidad cultural lingüística de los territorios y los ciudadanos del Estado español y para que se respete la adscripción nacional de los artistas catalanes, por ejemplo.

Asimismo, con nuestra enmienda número 8, pretendemos que se incorporen a la financiación de ese museo radicado en Madrid tanto la administración local como la autonómica de dicho territorio, que tanto se beneficia de esta ubicación. Y no es un tema baladí el de la ubicación, es otra vez la prueba del algodón del centralismo, si es que se necesitan muchas pruebas para una obviedad de conocimiento general.

Se puede entender que un museo como el del Prado, creado a principios del siglo XIX -una institución heredada del pasada centralista-, esté en Madrid y que se busquen formas de gestión con participación de las comunidades autónomas que permitan su disfrute por todos los ciudadanos, una colaboración y compartir fondos con otros museos, pero no se puede entender que en plena transición se creara para el arte contemporáneo un contenedor de estas dimensiones, a todas luces exagerado, con una obra nueva de Jean Nouvel, para epatar, que es todo menos funcional y adecuada para disfrutar del arte, y de nuevo en Madrid, al margen de donde se generaron gran parte de las obras que le dan sentido, sin un proyecto claro, que, entre otras cosas, tuviera en cuenta los centros de arte ya existentes, la historia de las vanguardias artísticas europeas y mundiales, el papel de Barcelona y de Cataluña en esa historia y que estamos en un Estado compuesto. Fue un despropósito que hoy intentamos corregir con un nuevo dinamismo en la dirección artística pero con poco criterio plural en la orientación política como se ve en esta ley.

Dos legislaturas de Gobierno socialista han sido tiempo suficiente para que, al menos, en el terreno de la cultura, con costes económicos mínimos, se empezara a hacer realidad, se viera esa España plural que nos prometían, ese inicio de un camino auténticamente federal. Pues no, no ha sido así, y no será porque les haya fallado nuestra colaboración y la de tantos otros, en general, situados en las costas, lejos del centro de la península. No ha sido así porque, en realidad, solo se ha entendido esa pluralidad en términos de cesión tacaña de algunas competencias, pero nunca en términos de cambio profundo de la propia estructura de la Administración del Estado, que es la misma de siempre. No han sido capaces, en realidad no han querido crear una estructural cultural plural. Lo de ministerio de las culturas no ha pasado de ser un recurso retórico que no se ha creído nadie, porque no lo creían ni quienes lo decían.

La verdad es que es una cuestión que me duele profundamente, y creo que los responsables socialistas de cultura han cargado con una grave responsabilidad al no haber creado puentes estructurales fuertes entre la cultura catalana, los ciudadanos y los territorios monolingües castellano-hablantes. En el mejor de los casos —a veces ni eso—, nos han dejado ejercer nuestras competencias en Cataluña, pero no han asumido su responsabilidad de dar a conocer y divulgar como un valor positivo la pluralidad, el trato en pie de igualdad de la lengua y la cultura catalana.

En lugar de acercarnos, nuestros caminos se alejan, porque los caminos, las culturas y las lenguas diversas no deben fusionarse ni dejarse asimilar sino que deben tener vitalidad propia para dejarse influir y, al tiempo, continuar existiendo reconociéndose como iguales. Miles de circunstancias históricas, sociales y políticas explican la existencia de unas lenguas y culturas diversas. Lo sustancial es que cada una de ellas existe, y tiene tanto derecho a continuar existiendo como cualquier otra, y que, además —y eso es importantísimo—, esa diversidad es buena, aporta visiones y soluciones diversas; es un factor de bienestar para las personas, de creatividad y de progreso.

La cultura y la lengua catalana necesitan un pleno reconocimiento internacional de su existencia, de su espacio, de sus aportaciones a la cultura europea y universal y necesitan un Estado que lo asegure.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Justícia: el PSOE no ha complert ni el mínim dels seus compromisos amb Catalunya

Setembre 26, 2011

Amb motiu de la fi de la legislatura, vaig aprofitar la meva última intervenció com a portaveu de Justícia en el Ple del Senat del 14 de setembre, en el debat de la Llei Concursal, per fer balanç de l’últim període de la gestió del ministre Caamaño. És aquesta tal com figura en el Diari de Sessions:

El señor BOFILL ABELLÓ: (El señor senador comienza su intervención en catalán, que se reproduce según el texto que facilita a la Redacción del Diario de Sesiones.):

«Gràcies, president.
Aquesta serà una de les meves últimes intervencions com a portaveu de Justícia d’aquesta legislatura, una legislatura que no ha estat la de la Justícia com havia anunciat solemnement el ministre en el seu inici, no ho ha estat ni pressupostàriament, ni per les reformes legislatives dutes a terme.»

Continúo en castellano. Aprovecho para significar, una vez más, que la asignatura pendiente de un ministro de Justicia —a pesar de ser gallego— y además suspendida con un muy deficiente, es justamente la de igualdad de trato de la lengua de los catalanes, ya no en una institución estatal como esta sino en la propia Administración de Justicia en su relación con los ciudadanos de Cataluña, en el territorio de Cataluña. Es escandaloso.

En este Pleno estamos debatiendo algunas iniciativas legislativas importantes, como esta de reforma de la Ley Concursal, que podemos situar en el haber de la legislatura y en relación con las cuales ha habido un gran consenso, se ha trabajado bien en el Congreso de los Diputados y en la relación de los grupos con el ministerio; no así en el Senado, como ya se ha puesto de manifiesto, donde el trámite de urgencia y la precipitación del final de la legislatura nos ha impedido trabajar en ponencia como correspondía para una ley compleja y de tanta repercusión social como es esta.

Es cierto que con el ministro Caamaño ha habido notables avances en relación con la modernización, aunque frenados por la crisis presupuestaria, y se han tramitado algunas reformas legislativas importantes, que, vistas desde el ámbito más estrictamente jurídico, aportan algunas satisfacciones. No obstante, aparte de que la aplicación de estas reformas necesitará más recursos, también es cierto que el ministro se ha concentrado en lo que le han dejado pero ha puesto el freno de mano y se va a acabar la legislatura, se van a acabar las dos legislaturas del presidente Zapatero sin las reformas ni de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ni de la Ley de Demarcación y Planta ni de las de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que quedaron pendientes al final de la legislatura anterior y respecto a las cuales, contrariamente a lo dicho y acordado, se ha estado media legislatura a la espera de la sentencia del Tribunal Constitucional en relación con el Estatuto de Cataluña y luego no se ha tenido el coraje de plantearlas.

La actitud del Gobierno en relación con el Estatuto de Autonomía de Cataluña, refrendado por el pueblo de Cataluña, y en relación con la sentencia del Tribunal Constitucional, particularmente en materia de justicia, es de lo más grave. Hace un año, el 20 de agosto de 2010 el Gobierno anunciaba a bombo y platillo el rescate de parte del Estatuto catalán, especialmente —se decía— en lo referido al capítulo de justicia, y encargó expresamente al ministro de Justicia que pusiera en marcha la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial en relación con la creación de los consejos de Justicia autonómicos, a partir de la delegación de competencias por parte del Consejo General del Poder Judicial.

¿Dónde está esa reforma? ¿En qué ha quedado? En nada, en otra promesa incumplida. Vista ya no desde el catalanismo sino desde el autonomismo más tibio; vista desde el proceso de la Transición y la primera estructuración del Estado de las Autonomías, la Justicia, la reforma de la Administración de Justicia está encallada y hace chirriar las estructuras de este Estado. Mala peça en el teler, mala pieza en el telar, como decimos los catalanes.

En relación con la reforma de la Ley Concursal, ya apuntaba en el turno de enmiendas nuestro acuerdo general en relación con la oportunidad y la necesidad de dicha reforma y con buena parte de su contenido ya que en ningún caso nuestras enmiendas van en el sentido de una reconsideración global del proyecto, aunque también coincido con los portavoces que han insistido en que en el Senado no se ha hecho una tramitación que realmente diera realmente margen para mejorarla.

Para terminar, queremos subrayar que es evidente que la crisis ha sobrecargado de trabajo a los juzgados mercantiles y debemos insistir en que la correcta intervención judicial es un factor más de la recuperación económica y para garantizar los derechos de los acreedores y de los trabajadores, por lo que es indispensable que la Administración dedique los recursos humanos y materiales para que funcione bien la aplicación de esta reforma que hoy vamos a aprobar.

Gràcies, president.

Última cursa de toros a la Monumental de Barcelona

Setembre 25, 2011

Sembla que la d’avui serà l’última cursa de toros a Catalunya, en aplicació de la llei de protecció dels animals que va aprovar el Parlament de Catalunya. És un dia feliç, de normalitat democràtica i de progrés social. Amb aquest motiu em permeto reproduir la meva intervenció en el Ple del Senat del 6 d’octubre de 2010, per rebutjar una moció del PP, defensada, cosa gens habitual, pel seu portaveu Pio García Escudero, a favor de declarar la “fiesta” dels toros bé d’interès cultural, amb la finalitat d’incloure-la en el llistat de l’UNESCO del patrimoni cultural immaterial mundial. Cal tenir en compte, que els protaurins i els contraris a l’autonomia de Catalunya, tornaran a intentar deixar sense efecte la decisió del Parlament de Catalunya durant la propera legislatura espanyola, particularment si el partit majoritari és el PP.

DEBAT SOBRE LES CURSES DE BRAUS AL SENAT EL 6 D’OCTUBRE DE 2010

El señor BOFILL ABELLÓ: (El señor senador comienza su intervención en catalán, que se reproduce según el texto que facilita a la Redacción del Diario de Sesiones.) «Gràcies president. Avui seria un dels dies en què clarament m’aniria bé parlar en català per expressar-me millor. Haurem d’esperar al mes de gener.»
Hoy el PP trae a debate una moción para proteger las corridas de toros como bien cultural. Si lo que quieren es hablar del escenario, de las luces, de la figura del torero, de la plasticidad de la imagen, del ambiente, del lenguaje, de la historia, de la literatura o de la pintura que se ha desarrollado en torno a la corrida o de los animales de las dehesas, no hay problema. Unas cosas nos gustarán más y otras menos, pero es evidente que estamos hablando de unas manifestaciones culturales y de cómo se pueden conservar.

Lo que obvia la moción del Grupo Popular es el argumento principal de la obra: la tortura, la agonía y la muerte del toro. Más allá de las luces y los oropeles que adornan la corrida, es también, y sobre todo, una escenificación espectacular de la tortura y la ejecución pública de una

serie de toros, y la exaltación pública de la muerte y la sangre derramada quizá fue cultura, pero para muchos ya no lo es.

La sensibilidad moderna, la que se expande por Europa con la Ilustración, junto con unos valores universales, es incompatible con la cultura de la violencia gratuita, aunque algunas de sus manifestaciones produzcan imágenes de gran plasticidad y por más que algunos artistas se hayan encandilado con ellas. Más allá del mito, lo que hace un toro por naturaleza es pacer e ir con las vacas. Para la corrida se necesita seleccionar a los ejemplares de comportamiento más arisco; se les aísla, se les maltrata ya antes de la corrida. En el túnel de salida al ruedo ya le clavan una divisa en el lomo; se le encierra en la plaza, sin escapatoria posible. Ante la provocación del matador con el capote, atacará porque se siente atrapado. (Rumores.)
El señor PRESIDENTE: Silencio, señorías.

El señor BOFILL ABELLÓ: El picador a caballo le clavará dos veces la pica, que le destrozará alguno de los principales músculos del lomo y del cuello, y le abrirá grandes heridas. Encima de esas heridas, le clavarán las banderillas, arpones que durante toda la corrida le irán desgarrando la carne y debilitando, mientras las heridas abiertas sangran. Los pases y movimientos que con engaño le provoca el torero no harán más que aumentar su sufrimiento. Luego, el matador le clava una espada de doble filo de unos 80 centímetros con la intención de tocarle algún órgano interno como el hígado, los pulmones, el estómago, la pleura, el corazón o el bazo, y lo consigue, y si no, los ayudantes con sus capas fuerzan al toro a girar -a derecha e izquierda- con el estoque clavado; una imagen de gran plasticidad que esconde la carnicería que provoca dentro del cuerpo del toro la espada con su doble filo, que va segando a cada movimiento sus órganos vitales. El toro cae agonizante, vomita sangre, puede que muera ahogado en su propia sangre que le ha inundado los pulmones, pero puede que no muera bastante rápido y aún le falten algunos detalles de la tortura propios del ritual de la corrida como son el descabello, y, llegado el caso, el corte de las dos orejas y el rabo. Todo esto pasa en quince o veinte minutos. El cuerpo del toro inerte, ensangrentado finalmente es arrastrado fuera del ruedo, y a por otro, la corrida continúa.

Quizálos toros no tengan nuestros referentes culturales y nuestra imaginación a la hora de sufrir, pero su sistema nervioso les hace tan sensibles al dolor como cualquier mamífero -como nosotros-. Todas las pruebas científicas lo corroboran. El estrés y el dolor que ha sufrido el toro nos lo podemos imaginar fácilmente. También es esto la corrida.

Más allá de la liturgia de un combate simulado, en la corrida asistimos al martirio y la ejecución pública de un animal. ¿Es esto un bien o un mal? ¿Podemos declararlo bien de interés cultural? Nosotros, y muchos ciudadanos, independientemente de nuestra nacionalidad y de nuestra adscripción política, decimos que no, que, en todo caso, en nuestro nombre, no. Porque la cuestión de fondo es si nuestra cultura, nuestra condición de seres humanos nos permite hacer cualquier cosa sin límites a los otros seres vivos y, en primer lugar, a esos mamíferos que criamos. Está claro que no, que hay unos valores que limitan nuestra arbitrariedad, y esos valores han variado.

A medida que ha crecido nuestro conocimiento y nuestra capacidad de transformar el mundo, ha aumentado nuestra responsabilidad. ¿Qué les voy a contar? Lo saben perfectamente también los que organizan las corridas, que desde hace años protegen a los caballos de los picadores, que antes eran a menudo reventados por los cuernos de los toros y acababan tendidos en la arena con las tripas fuera. Algún motivo ético que compartimos subyace en ese cambio, y está en el trasfondo del artículo 337 del Código penal que castiga con la prisión a aquel que maltrate injustificadamente un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud. ¿Por qué lo que vale para perros y gatos o caballos no ha de valer para los toros? Algunos intentan plantear en términos nacionalistas identitarios el debate, pero se equivocan: el maltrato a los animales, y a los toros en particular, era general en Europa en el siglo XVIII. Las corridas de toros con matices eran tan catalanas como españolas durante el siglo XIX y principios del XX. Es cierto que el franquismo quiso hacer de ellas un símbolo de españolidad invasora que contribuyó a que a muchos catalanes se nos hiciera… (Rumores.) Sí, señores, sí.

El señor PRESIDENTE: Silencio.

El señor BOFILL ABELLÓ: Parece que ustedes quieren rescatar ese espíritu, y se equivocan. (Rumores.)
El señor PRESIDENTE: Silencio.

El señor BOFILL ABELLÓ: A nosotros nos ofendían cada tarde -a las cinco- cuando eramos niños con sus corridas, porque no soportábamos esa visión. (Protestas.)
Sí, señores, y asociamos… (Protestas.)
El señor PRESIDENTE: Silencio, por favor.

El señor BOFILL ABELLÓ: … muchas cosas negativas a eso. (Rumores.)
El señor PRESIDENTE: Silencio. (Rumores.)
Silencio, señorías.

El señor BOFILL ABELLÓ: Lo fundamental es que desde la Ilustración en Europa se ha producido un progreso fundamental en la consideración del trato de los animales, porque somos muchos, incluso votantes del Partido Popular, los que nos sentimos ofendidos en nuestra dignidad humana cuando se maltrata a un animal de forma gratuita. (Rumores.)
Sí, señor, (Rumores.) es así.

El señor PRESIDENTE: Señorías, silencio. (Rumores.)

El señor BOFILL ABELLÓ: Es así. Mi tono es apasionado, no quería ser agresivo. Yo sé que muchos de ustedes y muchos de sus votantes comparten lo que digo y también sé que hay muchos votantes que nos votan a nosotros que quizás sean aficionados a los toros. Este es un tema transversal y complejo. (Rumores.)
El señor PRESIDENTE: Silencio, señorías.

El señor BOFILL ABELLÓ: Ya Cadalso y Jovellanos condenaban las corridas por crueles e inhumanas. Por desgracia, la Ilustración y la democracia no triunfaron aquí.

Ustedes quieren formar un frente con las federaciones de países de América donde las corridas son legales. ¿Se han fijado que son los países con un mayor grado de violencia y muerte cotidiana? Aún así, también allí hay ciudadanos que quieren proteger a los animales. Yo prefiero mirar hacia Chile que, con la lengua catalana, es la patria de mi infancia. Allí, en 1823 el Gobierno de Bernardo O’Higgins abolió a la vez la esclavitud, las corridas de toros y las peleas de gallos como prácticas brutales e intolerables.

La legislación se ha ido modificando en la medida en que han cambiado las costumbres, el conocimiento y la sensibilidad hacia los animales.

En Inglaterra, uno de los países más avanzados en la materia, tuvo que pasar más de siglo y medio desde la aprobación de la primera ley de protección de los animales hasta la abolición de la caza tradicional del zorro.

No hemos sido nosotros quienes hemos traído el tema hoy a esta Cámara porque consideramos que es complejo -ya lo he dicho- y que el cambio será progresivo, pero en un momento habrá que hacerlo. No hay puntos intermedios: se mata al toro o no.

En Cataluña, el desapego a las citadas corridas es evidente. Hay un consenso muy amplio a favor de una mayor protección de los animales. Una iniciativa legislativa popular -ya se lo han dicho- con firmas de ciudadanos, no planteada por ningún partido, se abrió camino y se aprobó con matices. Yo preferiría que dentro de esos matices no se permitiera ningún acto en el que se maltratara a los animales, y en los que se les maltrate, al menos que no se les mate. (Rumores.)
No nos quieran venir a dictar ahora lo que somos ni lo que debemos hacer. Tampoco lo haremos nosotros. Es cierto que la corrida en algunas partes del Estado tiene un cierto enraizamiento. Que no llegue en cualquier caso más allá del 12% de la población en algún territorio.

No seremos nosotros los que les digamos lo que deben hacer, sino que serán los propios ciudadanos de sus comunidades, son ellos los que tienen que opinar y donde se forma la opinión a favor o en contra. No es un tema que debamos nosotros decidirlo aquí, lo deben decidir allí y lo deben decidir los ciudadanos, y si quieren, llévenlo a referéndum, ¿por qué no?, es un debate importante. Ustedes, cuando la iniciativa popular trajo el tema a Cataluña, dijeron: Ahora hablan de esto en plena crisis. Evidentemente, la crisis es más importante, para mí es más importante. Ahora, existe un problema ético, un problema de fondo, que es también muy importante para muchas personas -para muchas-, y nadie debería ignorarlo.

No seremos nosotros los que digamos por dónde hay que ir, serán los ciudadanos, y estoy seguro que se darán nuevos pasos en la senda de menos violencia y más cultura porque deseamos que avance Europa y el mundo. Por favor, abandonen la idea de llevar el tema a la Unesco.

El señor PRESIDENTE: Señoría, le ruego que termine.

El señor BOFILL ABELLÓ: Porque al señor Van-Halen y a la señora Vindel le parecerían pintorescas y ridículas ciertas cosas como que se hablaran las lenguas aquí, lo que a mí me parece moderno y fantástico, y que es lo que se hace en Europa.

El señor PRESIDENTE: Señoría.

El señor BOFILL ABELLÓ: En cambio, a mí lo que me parece pintoresco y de un enorme ridículo…

El señor PRESIDENTE: Señoría, termine.

El señor BOFILL ABELLÓ: … es llevarlo a la Unesco.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, senador Bofill.

Psicòlegs clínics

Setembre 25, 2011

Aquests dies de final de legislatura i de balanç de la feina feta, m’adono que segueix havent-hi un gran desconeixement de la feina que hem fet aquests anys. Ficats prioritàriament en la feina, és evident que no hem comunicat bé, que el Senat queda amagat i que ni els mitjans més propers a nosaltres, començant pels nostres, han posat en valor la feina dels senadors d’ERC. Avui reprodueixo la carta que acabem de rebre dels presidents del Consell General de Col·legis Oficials de Psicòlegs i de la Conferència de Degans de les Facultats de Psicologia, per una gestió d’Entesa, de fet d’ERC (Josep Maria Esquerda, senador d’ERC per Lleida, ha estat aquesta legislatura portaveu de Sanitat de l’Entesa i president de la Comissió de Sanitat del Senat). Un botó de mostra de les moltes gestions dels senadors d’Esquerra:

Señoría,

En los próximos días finalizará la tramitación en el Congreso de los Diputados el Proyecto de Ley General de Salud Pública que recientemente acaba de incorporar las últimas enmiendas en el Senado.

Como usted sabe, la enmienda número 126 presentada por el Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés, transaccionada de común acuerdo por todos los Grupos Parlamentarios y aprobada por unanimidad de la Cámara Alta, recoge la regulación de la Psicología en el ámbito sanitario. Esta regulación viene a solucionar la situación de ilegalidad en la que quedó el ejercicio profesional de la Psicología con la Ley 44/2003 de Ordenación de las Profesiones Sanitarias. Sólo los pocos psicólogos que contaban con el título oficial de especialista en Psicología Clínica estaban a salvo. Era de Justicia y una necesidad esencial regular que también existe una profesión sanitaria de psicólogo generalista, de manera similar a como ocurre en otras profesiones sanitarias. Así miles de psicólogos podrán seguir ejerciendo su profesión en el marco de la Ley, realizando una labor de la que se benefician muchísimos ciudadanos y ciudadanas, los estudiantes de Psicología se formarán adecuadamente y podrán ejercer de manera legal la profesión para la que se preparan, y los académicos impartirán unas titulaciones de Psicología que cumplan realmente su finalidad, habilitando legalmente para el ejercicio de la profesión.

Durante estos últimos ocho años y hasta alcanzar la solución adoptada en esta Ley, hemos trabajado conjuntamente la Conferencia de Decanos de Psicología de las Universidades Españolas (que agrupa a los Decanos de todas las Facultades de Psicología de España) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos (la organización que agrupa y representa a todos los profesionales de la Psicología de España) con los distintos Ministerios y Grupos Parlamentarios.

Queremos manifestarle nuestra enorme satisfacción y agradecimiento por su voto favorable a la enmienda aprobada, así como por la colaboración de su Grupo Político en todo este proceso. Somos conscientes de que sin esta participación no hubiese sido posible este amplio acuerdo.

La aprobación definitiva de este Proyecto de Ley supondrá un motivo de celebración y un hito muy importante para la Psicología en España.

De nuestra mayor consideración,

Francisco Santolaya Ochando
Presidente
Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos

Manel Viader Junyent
Presidente
Conferencia de Decanos de Psicología de las Universidades Españolas

Montserrat Abelló: pregó de la Festa Major de Tarragona

Setembre 24, 2011

Senyores, senyors,
Amigues i amics de Tarragona,

Permeteu-me que comenci en primer lloc agraint a l’alcalde de Tarragona, el senyor Josep Fèlix Ballesteros, que m’hagi concedit l’honor de fer el pregó d’aquesta Festa Major de Santa Tecla de la ciutat on vaig néixer i que tant estimo.

Les circumstàncies familiars de la meva infantesa van fer que voltés per moltes altres ciutats, però sempre teníem l’àncora de la nostra vida a Tarragona. Malauradament el cop militar contra la República em va allunyar per molts anys de la meva ciutat, de les terres en què arrelava més profundament la meva identitat personal. Potser per això, perquè sempre la meva ànima ha estat rebel a les imposicions i fidel a la nostra terra i la nostra gent, potser per això sempre he dut amb mi la llum i les olors de Tarragona, i el so de la llengua de les tarragonines i els tarragonins.

En escaure’s aquest any els 75 de l’esclat d’aquell alçament militar, no puc deixar de pensar en aquella guerra cruenta, contra les forces feixistes, que ens intentaven arrabassar la república, elegida democràticament com ho dic en aquests fragments del poema “Retorn”*, que ara us llegiré, on em refereixo a aquella nit del 18 de juliol del l936, en què em trobava aquí, a Tarragona, a casa de la meva àvia, on anàvem cada estiu i on sovint ens quedàvem per la festa major de Santa Tecla, poema on també parlo del meu exili i el meu retorn:

Aquí a Tarragona….
……………………………………………
…estirada a les fresques rajoles
d’aquella cambra emmurallada
amb un sol forat clar
-per on hi veia el mar i la lluna-
m’arribà un dia el crit dels homes
que passen pel carrer

Aquella nit
es romperen les formes
de la hipocresia
i la meva por fou tan petita
si la mesurem amb la por
de tots els que marxaven
a arriscar-se fins a la mort !…
………………………………………
Cert que he viscut en altres contrades
amb horitzons cenyits
d’altíssimes muntanyes nues
i un mar fred i extens…..
……………………..
Asseguda d’esquenes a la muntanya
contemplava el mar
i la mà,
sempre la mà viva d’homes i dones.
Però així com la roca es desprèn,
vençuda pel pes de la neu,
o així com la corda deslliura la barca
per l’impuls massa fort de l’onada
així ha estat d’inevitable el meu retorn…….
……………………………………………………………..
És per això que ara cerco camins,
l’ombra dels àrbres, la fosca obaga
contra les blanques cases.
I així, arrecerada,
escolto el so de la paraula vostra i meva.
Com l’aigua que traspua
de la paret ombriva,
verda de molsa i, lenta,
es transforma en una sola gota clara.
I, ara, asseguda
al llindar de casa meva,
sóc amb vosaltres.

Així , com ho explico en la primera part d’aquest poema, perduda la guerra, per falta de suport dels països dits demòcrates, que declararen la no intervenció -tot i la lluita aferissada del nostre poble mentre ens bomberdajaven avions alemanys i italians- marxo a l’exili i no retorno a Catalunya fins després de vint anys, el 1960. És curiós, però, que el meu exili en un país tan acollidor com Xile, (sortosament abans de la funesta dictadura de Pinochet), el veig, i el vaig veure als anys 60, com unes vacances forçades massa llargues, i el meu retorn, tot i l’alegria de ser a casa. com el d’un exili; un exili interior per la constant i implacable persecució de la llengua catalana pel govern franquista. Malgrat totes aquelles persecussions, vam resistir, vam continuar parlant la nostra llengua a casa, al carrer i a tot arreu on podíem. Vam escriure, vam publicar i vam llegir… La nostra llengua continuava viva, ben viva perquè era llengua de tots, de tot el poble de Catalunya, nascuts aquí o nouvinguts. Aquesta és la nostra força.

Tinc claríssim que és la nostra llengua catalana el que ens dóna identitat i per això fan tot el possible per aniquilar-la. Sovint, peró, hi ha qui ho oblida i passem massa fàcilment del català al castellà. El català és la llengua de Catalunya, és de tots els que hi vivim i l’hem de parlar arreu. La llengua viu per la paraula, i del ritme i la força de les paraules neix la poesia, com en aquest poema que és un cant a la vida¨:

VISC I TORNO

Visc i torno
a reviure
cada poema,
cada paraula.
Estimo tant
la vida
que la faig meva
moltes vegades.

Avui, tornen a sonar fosques remors contra la nostra petita autonomia i contra la nostra llengua, fosques remors que sempre vénen d’allà mateix. Cal que retrobem la força de la paraula, la nostra, i si cal, i cal, del nostre crit, que si als anys 70 va ser el de “llibertat, amnistia, estatut d’autonomia”, avui és el d’independència. Un crit des de sempre latent dins de nosaltres, com ja ho deia en aquest poema “Rere la porta” escrit en aquells anys de foscor:

RERE LA PORTA

Rere la porta
el
crit
Un crit, mil
crits
ofegats cada cop
que es tanca una porta.
Crit que plana sobre
la ciutat, pesant,
dens.
Crit que puny
per a fer-se sentir
i torna la paraula
lenta
i embarbussada,
Crit expectant que
s’alça
sobre les pedres.
Crit
que ja no té atura!!
VISCA EL CATALÀ I VISCA CATALUNYA!

VISCA TARRAGONA,

VISQUIN LES TARRAGONINES I ELS TARRAGONINS,

I VISCA LA NOSTRA FESTA MAJOR DE SANTA TECLA!,

*”Retorn” de “Vida Diària”, l963, Inclós a “El Cor de les Paraules” obra poètica 1962 –2002, Proa.
* “Rere la Porta de “Paraules no dites”, Inclós “Al Cor de les Paraules”, Obra poètica 1963 – 2002.

També les víctimes de la violència policial i de grups feixistes durant la dictadura i la transició han de ser reconegudes

Setembre 22, 2011

En l’últim Ple del Senat d’aquesta legislatura es va debatre, i aprovar, la Llei de víctimes del terrorisme. A continuació trobareu la meva intervenció d’aquest dimarts, dedicada a Gustau Muñoz i al seu germà Marc, i la de Joan Tardà, del 14 de juliol al Congrés de Diputats. Veureu que ambdós demanem que es reconeguin totes les víctimes, incloses les de les persones que van ser ferides o mortes durant la Transició, abans de l’entrada en vigor de la Constitució, per l’acció repressiva de la policia o de grups feixistes. Van votar en contra de les nostres esmenes i del PNB que reclamaven aquest reconeixement, no solament el PP i el PSOE (i PSC, esclar), sinó també, sorprenentment, els senadors d’ICV, que prèviament havien retirat les seves esmenes de contingut similar a les nostres (“perquè ja hi havia un acord global sobre la llei al Congrés i perquè no tenien possibilitats de prosperar”).

Intervencions de Miquel Bofill (senador d’ERC) i de Joan Tardà (diputat d’ERC) en el debat de la Llei de víctimes del terrorisme al Senat (20/11/2011) i al Congrés de Diputats (14/07/2011)

Extret del Diari de Sessions del Ple del Senat del 20 de setembre de 2011

Por el Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés, tiene la palabra el senador Bofill para la defensa de sus enmiendas.

El señor BOFILL ABELLÓ: (El señor senador inicia su intervención en catalán, que se reproduce según el texto que facilita a la Redacción del Diario de Sesiones) «Gràcies, president.

Acabem la legislatura amb el debat d’aquesta llei de víctimes, una llei que té molt a veure amb el nostre rebuig de la violència política i amb les nostres conviccions democràtiques. També és una llei per al reconeixement, una llei contra la indiferència i l’oblit. És per això que vull dedicar la primera part de la meva intervenció a Gustau Muñoz i al seu germà Marc.

Continúo en castellano con la esperanza de que en la próxima legislatura se consiga un acuerdo que permita el pleno reconocimiento del derecho de los senadores a utilizar el catalán, el gallego y el euskera en el conjunto de su actividad parlamentaria.

Decía que acabamos la legislatura con el debate de esta ley de víctimas que sería mejor que se llamara ley de víctimas del terrorismo y de la violencia política, porque debería incluir también a las víctimas de la violencia ejercida por órganos y funcionarios del Estado de forma ilegítima, particularmente durante la dictadura franquista.

Más allá de sus limitaciones, que intentamos corregir con nuestras enmiendas, vaya por delante que consideramos que es una buena ley en la medida en que parte de la premisa de que el Estado debe cuidar especialmente los intereses de las víctimas de los delitos y, en concreto, porque en su formulación hay avances que mejoran su protección, como, por ejemplo, cuando se amplía la noción de víctima del terrorismo, con lo cual se reducen algunos agravios comparativos, o cuando se amplía el régimen de protección social de dichas víctimas.

Es una ley que tiene mucho que ver con el rechazo, que compartimos, a la violencia política y con nuestras convicciones democráticas, y por eso pensamos que debería ser más generosa con todas las víctimas y menos deudora de un momento político y de un pacto como el antiterrorista, que siempre hemos considerado excluyente y dudosamente democrático.

Es también una ley para la reparación y para el reconocimiento, contra la indiferencia y el olvido. Pero esta ley dejará fuera de su alcance a centenares de víctimas si ustedes, particularmente los senadores y senadoras del grupo parlamentario que apoya al Gobierno y el Gobierno no apoyan una enmienda transaccional sobre la base de la enmienda número 1, del Grupo Parlamentario de Senadores Nacionalistas, y de las enmiendas números 37, 38 y 39, del Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés.

Además de no incluir a todas las víctimas de la dictadura, del terrorismo ejercido desde el Estado para mantener el poder de una minoría oligárquica y corrupta, esta ley excluye a decenas de ciudadanos víctimas de la violencia del Estado y de grupos fascistas durante los años de la transición. Es una falta de generosidad y de espíritu democrático.

Detrás de cada uno de los nombres de las víctimas, particularmente de los muertos como consecuencia de la violencia política, hay un drama humano y muchas personas, conciudadanos nuestros, marcados para toda su vida. Nuestra simpatía y solidaridad debe ser para todos ellos, sin exclusiones de ningún tipo.

Mi compañero de Esquerra Republicana en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, leyó una larga lista de nombres de personas asesinadas durante la transición, antes de la entrada en vigor de la Constitución. No voy a leer nuevamente esa lista, pero sí me voy a referir a uno de esos nombres, Gustau Muñoz, y también a su hermano, a los cuales he dedicado mi intervención en catalán.

Circunstancias de vecindad —porque las víctimas y sus familiares son conciudadanos corrientes, vecinos nuestros ignorados, personas que en medio de la indiferencia de los demás transportan su dolor en lo más hondo de su ser— han hecho que conociera no hace mucho al hermano de Gustau Muñoz, que el 11 de septiembre de 1978, con 18 años, se manifestó por la independencia de Cataluña junto a su hermano menor, de 16 años. No sabía que al cabo de pocas horas, cuando intentara protegerse de una carga policial, un desalmado saldría al paso de Gustau, un chico de 16 años, indefenso, y le dispararía en el pecho, a bocajarro. Así murió un 11 de septiembre un chico, casi un niño, que, evidentemente, no merecía morir, como no lo merece nadie. Pero tampoco merece el olvido y la indiferencia, como tampoco lo merecen sus familiares, y esta ley continúa ignorándolos, por lo que nos parece insuficiente y les pedimos que voten a favor de nuestras enmiendas.

Para Gustau, que nació en Sevilla en 1962 y murió asesinado en Barcelona en 1978, en una manifestación por la independencia de Cataluña durante la Diada Nacional de Catalunya, y para sus familiares, como para el resto de víctimas no reconocidas plenamente todavía, un recuerdo. La realidad es que hoy ya son centenares de miles los que se manifiestan por esas mismas calles de Barcelona y expresan pacíficamente que, ante el fracaso de la autonomía, Cataluña debe constituirse como Estado dentro de la Unión Europea.

—————————————————————————

Exret del Diari de Sesions del Ple del Congrés dels Diputats del 14 de juliol de 2011

Señor Tardà tiene la palabra.

El señor TARDÀ I COMA: Gracias, señor presidente.

Señorías, hace pocos días este diputado republicano, conjuntamente con los compañeros Gaspar Llamazares, Nuria Buenaventura, Joan Ridao y Francesc Canet, así como con todos ustedes, rindió homenaje en este Parlamento

a las víctimas del terrorismo. Creemos que es una obligación del Estado reconocer y reparar a las víctimas de la violencia y nos congratulamos por ello, por eso firmamos la proposición de ley que dio lugar a esta ley, pero creemos que deben ser reconocidas y reparadas todas las víctimas. El día del homenaje, el presidente Bono dijo aquí: Nadie muere mientras no se le olvida, pero la indiferencia es tan dura como el olvido. Pues ustedes hoy tienen en sus manos hacer posible que centenares de ciudadanos víctimas de la violencia del Estado y de grupos fascistas durante los años de la transición no mueran para siempre, reclamando que también sean reconocidos.

Señorías del Partido Popular y señorías del Partido Socialista, ustedes han decidido hoy -salvo que hoy también rectifiquen- consagrar la existencia de dos clases de víctimas y ello es inadmisible y vergonzante. Agustín Rueda Sierra, Martí Marcó Barcella, Gustau Muñoz del Bustillo, Jordi Martínez de Foix, Vicente Antón Ferrero, José Luís Aristizábal, Miguel Arregui, Ignacio Arregui, María Asensio, Francisco Aznar, Juan Acaso, Tomás Alba Irazusta, José Alcazo, Salomé Alonso Varela, Manuel Álvarez Blanco, Francisco Javier Ansa, Joaquín Atismasvere, Liborio Arana, Miguel Arbelaiz, María Paz Armiño, Victoria Arranz, Juan Barandiarán, Alfonso Bárcena, Romualdo Barroso, Jorge Benayas, Ana Barrueta, Javier Benavides, María Bravo, Ángel Calvo, José Luís Cano, José Casabany, Jorge Caballero Sánchez, Vicente Cuervo, Miguel del Caño, Luís Cobo Mier, Gladis del Estal, Teófilo del Valle, Pancho Egea, José Escribano, Luis Elizondo, Jesús Etxeveste Toledo, José España, Emilio Fernández, Jesús Fernández Trujillo, Gustavo Frechen Solana, Manuel Fuentes Mesa, Pacífico Fica Zuloaga, José Fraguas Fernández, Ursino Gallego, José Manuel García, Sebastián García García, Andrés García Fernández, Severiano García, Ricardo García Pellejero, Juan Carlos García, Yolanda González Martín, Carlos González Martínez, Miquel Grau Gómez, Bartolomé García Lorenzo, Rafael Gómez Jáuregui, Valentín González Martínez, Antonio González Ramos, Domingo Gutiérrez Delgado, Serafín Holgado, Manuel Iglesias, Carlos Idígoras, Aniano Jiménez Santos, Emilio Larrea, Gregorio Marichalar Ayestarán, Emilio Martínez, Pedro Martínez Ocio, Valeriano Martínez, José Luís Montañés, Carmelo Montoya, Antonio Mariscal, Manuel Medina Ayala, Norma Menchaca, Martín Merquilanz, José Muñoz, Juan Mañas, Luís Montero, Juan Muñiz, Daniel Niebla, José Nuin, Elvira Parcero, Bienvenido Pereda, Arturo Pajuelo Rubio, Joan Peñalver Sandoval, Valentín Pérez, Juan Pozie, Ignacio Quijela, Amador Rey, Ángel Rodríguez, José Rodríguez, Arturo Ruiz García, Gabriel Rodrigo, Germán Rodríguez, Luis Santamarina, Isidro Suspeguerri Aldako, Felipe Sagarna Ormazabal, Javier Sahuquillo, Salvador Sampedro, Carlos Sandise Corta, Manuel Santacoloma Velasco, Vicente Vadillo, Javier Verdejo, Jesús Zabala, Jesús Zubigaray y muchos más ciudadanos y ciudadanas, todos han sido víctimas de la violencia política de los años de la transición; personas muertas en las calles de Barcelona, de Ferrol, de Vitoria, de Valencia, en tantas y tantas manifestaciones por los derechos y las libertades; muertos en las playas de Almería, muertos en Carabanchel, muertos en las laderas de Montejurra y en tantos lugares que presenciaron la inmolación de hombres y mujeres por nuestras libertades.

Señorías, las víctimas de aquellos años de la transición hoy serán olvidadas, como olvidadas sí, como olvidadas -¡Señor Zapatero, mire, por favor!- fueron otras. Este es el retrato del olvido: Salvador Puig Antich. (El señor Tardà i Coma muestra su fotografía). Hoy no se reconocen las víctimas del terrorismo de Estado, no se reconocen las víctimas de los grupos fascistas durante los años de transición, de igual manera que no han querido reconocer en la Ley de la Memoria otras víctimas de unos años -pocos, muy pocos- anteriores, como Salvador Puig Antich. Y esto es una vergüenza. ¿Se imaginan ustedes que pierdan las elecciones y vuelva la derecha? (Varios señores diputados: ¡Hala!-Grandes protestas.)
El señor PRESIDENTE: Silencio, por favor. (Continúan las protestas.)
El señor TARDÀ I COMA: ¿Se imaginan ustedes? (Protestas.-La señora Durán Ramos pronuncia palabras que no se perciben.)
El señor PRESIDENTE: Silencio, por favor. Un momento, señor Tardà.

Señora diputada, el orador tiene el mismo derecho a pronunciarse con libertad que a ser contradicho, pero del modo que establece el Reglamento. Exactamente así. (La señora Durán Ramos pronuncia palabras que no se perciben.) Así es, señora diputada.

Adelante, señor Tardà.

El señor TARDÀ I COMA: Decía: ¿Se imaginan ustedes que pierdan dos elecciones y que el Partido Popular, la derecha, gobierne ocho años? ¿Se lo imaginan? (Rumores.-Un señor diputado: Eso va a pasar.) Es decir, vamos a plantearnos… (Continúan los rumores.-Un señor diputado: ¡Qué cara tiene!)
El señor PRESIDENTE: Adelante, señor Tardà.

El señor TARDÀ I COMA: ¿Vamos a plantearnos la injusticia del olvido en el año 2020? ¿Puede ser esto posible? ¿Es o no es el mismo dolor de las madres y de la misma sociedad? ¿Una persona, un joven, un ciudadano español muerto ejerciendo sus funciones de guardia civil en una acción terrorista es un dolor distinto -no digo solo de las madres o de las familias, sino de la misma sociedad- que el dolor de un joven muerto en las playas de Almería también a manos de un guardia civil? ¿No es el mismo dolor? ¿Cómo puede ser posible eso hoy aquí, cuando afirmamos que por mucho que hagan los Estados, por mucho que hagan las democracias en favor de la reparación de las víctimas siempre será poco? Por esto, nosotros estamos al lado de todas las víctimas, de todas las víctimas. Y no comprendemos, presidente Zapatero, no comprendemos que hoy ustedes aquí no sean capaces en el año 2011, en el núcleo del mundo democrático, donde la democracia es no solamente un valor de civilización sino incluso una delicatessen, de entenderlo. ¿Cómo es posible que seamos capaces de consagrar dos tipos de víctimas? En nombre de la fraternidad y el fortalecimiento de los valores democráticos les pedimos, por favor, compañeros de la izquierda, que rectifiquen.

Muchas gracias. (Aplausos.)

Hem de saltar el mur constitucional espanyol i exercir amb plenitud el nostre dret a decidir

Setembre 7, 2011

Aquestes són les notes en què he basat la meva intervenció d’avui (que ha estat una mica més curta, ja que m’he saltat alguns talls perquè em semblava que no tindria temps per dir-ho tot):

Gràcies president,

Fa poc més de 7 anys, en iniciar el seu mandat, el president espanyol ens prometia una Espanya plural, tan plural, democràtica i oberta que fins i tot els independentistes deixarien de ser-ho, i ens prometia una Reforma Constitucional, una reforma del Senat. Avui, quan és les portes d’acabar el seu segon mandat i ja no es torna a presentar, de bracet del PP, de la dreta espanyola més centralista i conservadora, és a punt d’aprovar una Reforma Constitucional  centralista, que atempta contra l’autonomia de Catalunya, molt poc democràtica, per les formes i el contingut, i antisocial. ¿Quan ens diu la veritat? ¿Qui és realment el president Zapatero i el PSOE? Evidentment no el que promet quan les coses van bé, però a la fi no compleix, sinó el d’ara que, quan les coses van malament, s’arronsa davant la pressió de la dreta i dels rics i poderosos del món, i compleix, i aprova realment una Reforma Constitucional per la via ràpida, amb el mínim respecte a les formes democràtiques i amb cap respecte als ciutadans, al seu dret a decidir.

Si s’hagués fet la reforma democràtica del Senat, si fos aquestala Reforma Constitucionalque s’hagués portat a terme, avui jo podria fer tota la meva intervenció en català.

Si no ens trobéssim en un context de fracàs absolut del federalisme a Espanya, Catalunya amb les seves institucions hauria estat cridada a participar i a estudiar quina és la millor manera de complir els objectius europeus per rellançar l’economia.

Si l’autonomisme no es trobés en un atzucac, davant del mur de la Constitució espanyola, que el TC ha fixat en una interpretació extremament restrictiva, Catalunya, i les altres CCAA, haurien estat tingudes en compte (aquí aproximadament el president m’ha interromput per indicar-me que havia d’utilitzar el catellà)

Vista des de Catalunya aquesta iniciativa ve a reblar el clau de la sentència del Tribunal Constitucional contra l’Estatut i l’autonomia de Catalunya.

Catalunya no cap en la Constitució espanyola.

Les catalanes i els catalans ens hem de preparar per saltar el mur constitucional.

El poble català haurà d’afirmar la seva sobirania i exercir el seu dret a decidir. Haurem de treballar, amb intel·ligència, perquè Catalunya pugui seure en el òrgans de decisió europeus, per participar-hi amb independència i amb tots els drets com a Estat membre, per, com ho ha estat en molts moments, ser un motor europeu, per la recuperació econòmica i per la construcció democràtica federal d’Europa.

(En previsió de la interrupció del president havia preparat aquest text en castellà:)

Continúo en castellano para que me entiendan mejor ya que, a pesar de las facilidades de las nuevas tecnologías, en el Pleno de hoy no disponemos de traducción simultanea por una imposición reglamentaria que es un ejemplo más de lo que venia diciendo: los catalanes no cabemos como somos, entre otras cosas con nuestra lengua, en el Estado español, porque no somos tratados en pie de igualdad porla Constitución Española.

Vista des de Catalunya está reforma es inaceptable, por las formas y por el contenido, tal como quedo bien manifiesto ayer durante la comparecencia de los senadores catalanes de designación autonòmica y de mi mismo en el Parlamento de Catalunya, en el cual hay una mayoría clara contraria a esta Reforma, tomen buena nota de ello, Catalunya ha sido marginada y no se siente participe de esta nueva redacción del texto constitucional.

Vista desde Catalunya es inaceptable, pero es que si nos la miramos desde cualquier otro territorio o desde cualquier hogar también lo es, por las formas, dado que todas las CCAA y todos los ciudadanos han sido excluidos de su derecho de participación, y por el contenido, dado que entre otras cosas va a repercutir en un mayor recorte de las prestaciones sociales.

Los senadores de ERC hemos presentado en primer lugar una enmienda de supresión de la totalidad del articulado de la propuesta de Reforma:

Porque es innecesaria, porque no es urgente, i sobretodo es poco democrática, atenta contra la autonomía de Catalunya y es antisocial.

Es innecesaria porque si de lo que se trata es de racionalizar el gasto público y de cumplir con las políticas europeas, basta con aplicar el Plan Europeo de Estabilidad, modificar en lo que sea necesario la ley de estabilidad presupuestaria y adoptar medidas de ahorro como la eliminación de gastos suntuarios, la disminución, como ha hecho Alemania, de un 40% de los gastos militares, la eliminación de concurrencias desleales con las CCAA, paralelas a un aumento de los ingresos públicos, especialmente mediante la lucha contra el fraude fiscal en un país con el 20% de economía sumergida, y con el aumento de la fiscalidad de las rentas más altas.

Es poco democràtica  y rompe todos los consensos constitucionales al no haber estado sometida a la consideración previa ni de los otros partidos, ni de las CCAA, ni de los órganos representativos de los municipios, y porque encima no prevee la consulta popular exigible en una reforma tan importante.

Limita la autonomía de Catalunya y pretende imponer un marco homogenio a una realidad autonómica heterogenia. No tiene en cuenta, por ejemplo, que la media del déficit fiscal de Catalunya ronda el 10% del PIB, que si Catalunya tuviera soberanía fiscal no tendría déficit sinó posiblemente un superávit próximo al 6%. Para colmo el acuerdo político PP-PSOE pretende imponer un limite total del 0,4% al déficit público, el 0,26% del cual podría corresponder a la Administración central, un0,14 a les CCAA y nada para los Ayuntamientos. ¿Porqué? Por un planteamiento absolutamente centralista que, además, es antisocial, dado que la mayor parte de las prestaciones sociales dependen de CCAA y Ayuntamientos.

Es antisocial porque ahoga CCAA como Catalunya que tienen el 80% de su presupuesto comprometido en gastos sociales, es antisocial porque petrífica un mecanismo de contención del déficit de manera que impide políticas de inversión pública anticíclicas en momentos de recsión e incide negativamente en la creación de empleo y en el gasto social ahora y a largo plazo. Es una reforma de derechas, que ideologiza la Constitució, la cierra en gran parte a las políticas de izquierda, ¿como puede el PSOE suscribirla al dictado de los ricos del mundo, los llamados mercados que tienen nombres y apellidos de gente muy poderosa, como se puede ver?

En positivo y en una línea diametralmente opuesta a la planteada por la reforma de PP y PSOE hemos presentado cuatro enmiendas más:

Una para, tal como desean de forma muy mayoritaria los ciudadanos de Catalunya y plantean con matices partidos que conforman una mayoría del Parlamento de Catalunya, establecer para Catalunya un régimen fiscal de concierto económico, partiendo del principio que nos parece más justo de que los impuestos, los recursos públicos generados, creados, en Catalunya los recaude la Generalitat de Catalunya. Una medida que ampliaría nuestra capacidad financiera, nos daría herramientas para promover la economía productiva, para mantener el Estado del bienestar y, en definitiva, para, administrando directamente nuestros recursos, salir mejor de la crisis y contribuir también al desarrollo de nuestros vecinos y a la cooperación interterritorial de la mejor manera.

Curiosamente, en un momento en que cada vez más ciudadanos, a menudo al margen de los partidos políticos, están reclamando mayor participación, no se nos han admitido a trámite tres enmiendas que pretendían dar mayores posibilidades a los ciudadanos de Catalunya y a los ciudadanos de todo el Estado de ejercer el derecho a decidir sobre aquello que les afecta en primer termino a ellos.

Por un lado, frente a las carencias democráticas de esta R C. planteábamos que no entrará en vigor hasta que hubiera sido aprobada en Referéndum por los ciudadanos. Es un autentico escándalo que el PP y el PSOE quieran hurtar a los ciudadanos su derecho a la participación en una reforma que les afecta tanto, más aún cuando lo están reclamando a miles en las calles. Los senadores de ERC asumiremos nuestra responsabilidad democrática ante los ciudadanos y ya anuncio que impulsaremos la recogida de firmas entre los miembros de esta cámara para conseguir el mínimo de 26 senadores y senadoras necesarios para exigir la convocatoria de un referéndum; y apelamos al sentido democrático de los senadores del PP y del PSOE para que rompan la disciplina de sus grupos, para que se pongan del lado de los ciudadanos que reclaman mayor participación y se sumen a esta iniciativa.

También, para una democracia plena en el Estado español es necesario que la Constitución reconozca y garantice el ejercicio del derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. Este es el sentido de nuestras otras dos enmiendas, para que el pueblo catalán pueda decidir libre y democráticament su estatus político, económico, social y cultural, y dotarse de un marco estatal propio o compartir, en todo o en parte, su soberanía con otros pueblos. Sea como sea, todos los pueblos tienen derecho a decidir democráticamente su destino y, más allá de está Constitución española en la que cada vez nos reconocemos menos, el pueblo catalán ejercerá su derecho a decidir y, si así lo quiere la mayoría de los ciudadanos de Catalunya, acceder a la independencia para construir un Estado catalán enla Unión Europea.

Europa debe escuchar y escuchará a Catalunya, una de las naciones milenarias quela constituyen. Catalunyaquiere contribuir a la construcción europea. Europa es utilizada como excusa en esta Reforma Constitucional, pero en el caso catalán la realidad es que sin el déficit fiscal que sufre no habría déficit públic y nuestra economía estaría en las mejores condiciones de ser uno de los motores del nuevo despegue europeo.

Permítanme que lo repita en otra de las lenguas europeas:

 La Catalogne qui est une nation millénaire de l’Europe, qui à été et veut continuer à être un moteur économique de l’Europe, doit être ecoutée.

Termino ya, señor presidente:

 Ni por cortesía se ha consultado a los demás partidos políticos, no se ha consultado a las CCAA ni a los municipios, no se nos ha dejado ningún espacio real de diálogo y negociación, no se han admitido a trámite una parte de nuestras enmiendas y no se deja que la ciudadanía participe y tenga la última palabra en un Referéndum… el trámite de esta reforma constitucional no nos parece aceptable i, si no se deja votar a los ciudadanos, recogeremos firmas para el Referéndum, pero nosotros, los senadores d’ERC, como los ciudadanos, tampoco participaremos en las votaciones.

Ustedes han dejado la Constitución en una vía muerta.

Si ya nos sentíamos alejados de la Constitución española, más aún después de la sentencia del tribunal Constitucional contra el Estatuto catalán que los ciudadanos de Cataluña habían aprobado,  hoy después de que PP y PSOE hayan manoseado como lo han hecho la que supuestamente era una norma casi sacrosanta e intocable, hoy nos sentimos ajenos a ella.

Los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña, el pueblo catalán, con unidad encontrarán el camino de la plena soberania y de la independencia.

Visca Catalunya lliure!

 Gràcies

Reforma constitucional? Dret a l’autodeterminació i a recaptar i gestionar els nostres impostos

Setembre 2, 2011

L’agenda política del final de la legislatura d’en ZP s’ha animat amb la presentació de la reforma constitucional per incorporar-hi la limitació de la despesa pública, que han pactat PP i PSOE i no sotmetran a referèndum. Els catalans hauríem de tenir clar que el nostre interès se situa a les antípodes dels dos grans partits espanyols que neguen el dret a decidir dels ciutadans i mantenen l’expoli fiscal a Catalunya. Una Catalunya independent dins la Unió Europea, ni segurament una Catalunya que tingués un finaçament similar al concert econòmic, no tindria el dèfcit que té actualment. És per això, entre altres motius, que l’única reforma constitucional que realment ens convindria és aquella que reconegués a Catalunya, al poble de Catalunya com a subjecte de sobirania,  el dret d’autodeterminació (l’expressió més essencial del dret a decidir) i el dret a recaptar i gestionar els seus impostos.

Per afirmar-ho, avui, divendres, assistiré al Ple del Congrés de Diputats, dimarts, a la tarda, compareixeré al Parlament de Catalunya, i dimecres a la tarda defensaré les esmenes d’ERC en el Ple del Senat.

Aquestes són les esmenes que ha presentat ERC al Congrés de Diputats en relació amb la reforma constitucional de PP-PSOE:

 

A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

 EL GRUPO PARLAMENTARIO DE ESQUERRA REPUBLICANA-IZQUIERDA UNIDA- INICIATIVA PER CATALUNYA VERDS, a iniciativa del Portavoz Adj. Joan Ridao i Martín, al amparo de lo dispuesto en el Reglamento de la Cámara, presenta las siguientes enmiendas al articulado de la Proposición de Reforma del artí culo 135 de la Constitución Española. (Núm. Exp. 100/000001)

 Congreso de los Diputados, septiembre de 2011

 Joan Ridao i Martín                                    

Portavoz Adj. GP Esquerra Republicana       Izquierda Unida               Iniciativa per Catalunya Verds                     

 Enmienda 1

 Artículo único

 Supresión

 Justificación: Se propone el rechazo de la propuesta de reforma constitucional porque no se considera necesaria ni urgente, niega el debate parlamentario y el refrendo popular, liquida la autonomía financiera de las Comunidades Autónomas y obvia la heterogeneidad competencial, reduce el Estado del Bienestar, tiene un marcado carácter ideológico neoliberal o conservador y esquiva las necesarias reformas en otros puntos de la Constitución.

Innecesaria y no urgente

 La reforma constitucional propuesta es innecesaria por la existencia, tanto en la legislación europea como en la española, de los instrumentos jurídicos necesarios para limitar el déficit. De esta manera, si se quería adoptar esta medida no era necesaria una reforma constitucional, sino las oportunas modificaciones de la Ley General de Estabilidad Presupuestaria o del Plan Europeo de Estabilidad.

 La voluntad política expresada en esta reforma podría haberse articulado mediante estos mecanismos e incluso podrían haber sido refrendados por un Pacto de Estado que garantizara su permanencia y estabilidad, si se estimaba oportuno, y pudiendo establecer las necesarias cláusulas de revisión.

 Asimismo, la reforma propuesta tampoco tiene a corto y medio plazo la capacidad para resolver los problemas presupuestarios o de otra índole que padecemos. En todo caso, podrían adoptarse otras medidas en esta misma dirección como son la racionalización de gastos con la eliminación de gastos suntuarios, la eliminación de las concurrencias desleales con las Comunidades Autónomas o el incremento de los ingresos públicos, especialmente mediante la lucha contra el fraude fiscal y con el aumento de la fiscalidad a las rentas más altas (que se han ido reduciendo en tiempos de bonanza económica).

 Por otro lado, el contenido y los plazos establecidos en la reforma no justifican su urgencia. De hecho, es sorprendente que una reforma constitucional se esté llevando a cabo con un trámite urgente excepcional, en el último mes de Legislatura, pocos días después de que se anunciara y a las pocas horas de que los dos grandes partidos acordaran su contenido. Y más sorprendente, y cuestionable democráticamente, que ello se haga sin contrastar o consensuar la posible necesidad y contenido de la reforma con el resto de fuerzas parlamentarias. Para colmo del despropósito, la urgencia es de difícil justificación si tenemos en cuenta que se reforma la norma fundamental del Estado y que no tendrá efectividad plena hasta 2020.

Carencias de legitimidad democrática

 La reforma constitucional ha sido presentada con un texto concreto en el Congreso de los Diputados por los dos Grupos Parlamentarios mayoritarios de la Cámara, sin que previamente haya sido contrastada la opinión del resto de fuerzas parlamentarias ni se les haya permitido opinar o consensuar el contenido previamente a su presentación.

 Esta metodología cuestiona el espíritu de consenso constitucional a que siempre han apelado –como arma arrojadiza contra cualquier propuesta de reforma- los dos grandes partidos políticos, erigidos en defensores del hermetismo de la integridad del texto. Posición paradójica si tenemos presente que uno de estos partidos se opuso a algún Título constitucional.

 Pero más allá de ese supuesto consenso constitucional, también se apela a la legitimidad que “el pueblo español” otorgó al texto mediante su aprobación en referéndum.

 La presente propuesta de reforma constitucional pretende esquivar su refrendo por parte de la ciudadanía que la legitimó. Y ello es especialmente grave si tenemos presente que la reforma puede afectar a los derechos de la ciudadanía.

 Se demuestra así la falta de modernidad del sistema democrático español,  que hurta el derecho ciudadano de participación en la modificación de un instrumento político-económico que afectará a la vida cotidiana de las personas.

 Además, esta reforma se produce en un contexto social e histórico en que una parte importante de la población reclama mayor participación política y, especialmente, en todos aquellos aspectos que están siendo impuestos desde los poderes económicos, financieros y políticos europeos e internacionales, como es el caso.

 Límites a la autonomía de las comunidades

 La reforma constitucional supone la defunción de la mínima autonomía financiera de las Comunidades Autónomas e imponen un marco homogéneo a una realidad autonómica heterogénea.

 Esta regulación fiscal constitucional que nos proponen, a largo plazo impone un comportamiento fiscal determinado a todas las Administraciones Públicas que actúan en un territorio. Disciplina presupuestaria que sustrae el ámbito de decisión política de las mismas, durante una o más generaciones.

 La propuesta afecta especialmente la capacidad financiera de las Comunidades Autónomas y las Corporaciones Locales, cuando paradójicamente es el Estado quien acumula la mayoría de la deuda y quien tiene mayor capacidad y margen para reducir el déficit. El caso es especialmente grave si se tiene en cuenta la deficiente financiación de estas Administraciones Públicas.

 Por otra parte, tampoco se tiene en cuenta la heterogeneidad competencial que hace que unas Comunidades Autónomas tengan más competencias que otras e, incluso, que esto haya tenido su incidencia en la generación del déficit que acumula cada una.

 Finalmente, la reforma no tiene en cuenta el superávit o déficit fiscal, a pesar de los desequilibrios interterritoriales que se producen.

Estos desequilibrios son tan desproporcionados que provocan que Catalunya tenga un 10% del PIB de déficit cuando si tuviera soberanía fiscal tendría un superávit del 6%. Quienes impulsan la reforma constitucional siguiendo las indicaciones de Alemania olvidan el modelo fiscal de equidad y solidaridad entre los länders y acaban castigando a las autonomías más productivas.

 Incidencia negativa en las políticas sociales

 Las políticas sociales, y especialmente aquellas que llevan a cabo las Comunidades Autónomas o que acaban asumiendo las Corporaciones Locales, se van a ver afectadas por los estrictos límites a la capacidad de endeudamiento.

 Catalunya, como otras Comunidades, tiene comprometido el 80% de su presupuesto. Más de ¾ partes del cual en gasto social.

 Teniendo en cuenta la insuficente financiación estatal y el ahogo económico y fiscal que padece, Catalunya ha tenido que endeudarse para mantener el gasto social en sanidad, en educación, en integración, etc. De hecho, la financiación estatal es insuficiente para mantener servicios sociales como la dependencia e incluso, básicos como la sanidad, hipotecando el bienestar de la población catalana.

 Indiscutiblemente, los límites a la capacidad financiera de las Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales van a repercutir en la atención a las personas y, especialmente, en las más necesitadas. No sólo se van a producir recortes en los servicios sociales, como los que ya está viviendo Catalunya, sino que la falta de recursos públicos para mantenerlos va servir como coartada perfecta a los gobiernos liberales para abrir la puerta a una nueva ola privatizadora que repercutirá en la calidad y universalidad de los servicios sociales. Una nueva puntilla al Estado del Bienestar. Otra de las consecuencias de la crisis que pagarán los más desfavorecidos en beneficio de los mercados.

 En este sentido, la propuesta de reforma constitucional tiene un marcado carácter ideológico neoliberal. Poner límites al déficit público y vincularlo a decisiones europeas es el certificado de defunción de la política económica keynessiana y la aniquilación ideológica de la salida social a la crisis.

 La introducción de este precepto en la Constitución supone petrificar un mecanismo rígido que impedirá la necesaria flexibilidad para adaptar las políticas fiscales al ciclo económico. Es decir, que se impiden las políticas keynessianas anticíclicas en tiempos de recesión económica, teniendo una incidencia muy negativa en la necesaria inversión pública y la generación de empleo, así como en el gasto social.

 La reforma, pues, lejos de ser una reforma menor es una auténtica reforma estructural que redimensiona el sector público en tanto que marcará una nueva forma de administrar los recursos y limitará las posibilidades de las prestaciones estatales.

 

 

 

Enmienda 2

 Adición

 Nueva Disposición

 El artículo 2 de la Constitución quedará redactado como sigue:

 La Constitución reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las naciones y regiones que integran el estado y la solidaridad entre todas ellas.

 Se añade una nueva Disposición Adicional al texto constitucional, del siguiente tenor literal:

 La Constitución reconoce el derecho del pueblo catalán a la autodeterminación. Este derecho reside en la potestad de sus ciudadanos para decidir libre y democráticamente su status político, económico, social y cultural, bien dotándose de un marco propio o compartiendo, en todo o en parte, su soberanía con otros pueblos.

 Serán, en su caso, sus instituciones respectivas, gobierno y parlamento, las únicas legitimadas para impulsar su ejercicio.

Justificación: El Parlamento de Catalunya ha mostrado reiteradamente la afirmación del pueblo de Catalunya como nación y el derecho a decidir su futuro libremente.

Así, el 12 de diciembre de 1989, el Parlament de Catalunya aprobó la Resolución 98/III, sobre el derecho a la autodeterminación de la Nación catalana, en que declaraba, solemnemente, que Catalunya forma parte de una realidad diferenciada en el conjunto del Estado, que el pueblo catalán ha mantenido en todo momento, tanto por las instituciones como desde la conciencia ciudadana.

En este sentido, el Parlament de Catalunya manifestaba que el acatamiento del marco institucional vigente, resultado del proceso de transición política de la dictadura a la democracia, no significaba la renuncia del pueblo catalán al derecho a la autodeterminación, tal y como establecen los principios de los organismos internacionales y se deduce del preámbulo de l’Estatut d’Autonomia de Catalunya de 1979.

Asimismo, el Parlament de Catalunya reiteró el 1 de octubre de 1998 el derecho del pueblo catalán a determinar libremente su fututo como pueblo, en paz, democracia y solidaridad.

Finalmente, hay que señalar que una reciente encuesta de la Generalitat de afirmaba que el 40% de la población catalana quiere la independencia de Catalunya y que sólo el 20% defiende el actual Estado de las Autonomías.

En este sentido, hay que recordar que la sentencia del Estatut de Catalunya ha supuesto un auténtico “golpe de Estado constitucional” que ha dejado patente que sólo existe un sujeto político que es España y que Catalunya como sujeto político no tiene encaje en ella. Contra esta realidad, cada día más catalanes y catalanas reclaman la independencia de Catalunya y el derecho de autodeterminación que la nación catalana siempre ha reinvindicado.

 

Enmienda 3

 Adición

 Nueva Disposición

 En cuanto a la financiación de la Generalitat de Catalunya se  establecerá un régimen fiscal de concierto económico. Anualmente se acordará  el cupo que como contribución a todas las cargas del Estado que no asuma la Generalitat o como financiación a las cargas generales del Estado que deberá satisfacer la misma.

 Justificación: Catalunya sufre un déficit fiscal histórico, cifrado en torno al 9% del PIB anual de media (desequilibrio entre lo que pagamos los catalanes con impuestos y lo que recibimos con financiación). Un déficit que afecta gravemente a las finanzas de la Generalitat, y aunque el último modelo pactado en 2009 introduce mecanismos para una corrección significativa, no será posible enderezarlo mientras no se plantee un cambio radical respecto a los parámetros dibujados en la EAC

En este marco, los desequilibrios estructurales de financiación entre Catalunya y el Estado, la crisis y sus consecuencias ponen de manifiesto que es necesario un cambio de la relación fiscal Catalunya – España.

 Actualmente, Catalunya tiene asumidas muchas competencias que le otorgan capacidad para decidir sobre un importante volumen de gasto público. Y esta autonomía en la decisión en el gasto no tiene su correlación en la capacidad de decisión de los ingresos públicos. Hay mucho camino por recorrer en la corresponsabilidad fiscal. Pero es un camino que debe recorrer hasta el final, para que quedarse a medio camino es perderse en la distorsión del sistema tributario. Y el final del camino de la corresponsabilidad fiscal es establecer un sistema fiscal propio para Catalunya.

 El País Vasco y Navarra cuentan con sistemas fiscales propios diferentes del resto del Estado. Nadie discute sobre solidaridad en estos casos, nadie habla de “ruptura de la unidad de mercado”. Análogamente (aunque con soluciones diferentes) se produce la misma situación en las Islas Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla. Todas estas excepciones al sistema fiscal español, abren la vía para que Catalunya pueda disfrutar también de su propio sistema fiscal.

Esto conlleva que la Generalitat de Catalunya asuma la gestión, liquidación, recaudación e inspección de todos aquellos tributos de los que tiene cedidos los su rendimiento. Además, y para evitar distorsiones perjudiciales entre Administraciones, es imprescindible que la Generalitat tenga al mismo tiempo plena capacidad legislativa sobre todos estos impuestos.

Esquerra Republicana de Catalunya tiene como objetivo básico en la actual legislatura lograr que la totalidad de los tributos pagados por los catalanes y las catalanas se recauden y se gestionen desde Catalunya. Para Esquerra Republicana de Catalunya el concierto económico, no es un objetivo, es un instrumento que debe permitir gestionar más recursos para invertirlos en los sectores estratégicos de nuestro país.